SHANZHAI. EL ARTE DE LA FALSIFICACION Y LA DECONSTRUCCION EN CHINA

SHANZHAI. EL ARTE DE LA FALSIFICACION Y LA DECONSTRUCCION EN CHINA

Byung-Chul Han

11,00 €

IVA incluido

Disponible

SHANZHAI. EL ARTE DE LA FALSIFICACION Y LA DECONSTRUCCION EN CHINA

ISBN 978-987-1622-50-4
Páginas 110
Año 2016
Editorial Caja Negra
Sección Filosofía / Filosofía Contemporánea

«La idea de original está estrechamente entrelazada con la de verdad, y la verdad es una técnica cultural que atenta contra el cambio por medio de la exclusión y la trascendencia. Los chinos aplican otra técnica cultural, que opera con la inclusión y la inmanencia. Solo en el terreno de esta última es posible relacionarse con las copias y las reproducciones de manera libre y productiva.»

?Shanzhai? es un neologismo chino que refiere a la apropiación de una forma o una idea, desestimando su estatus de originalidad. Un shanzhai es un fake, una copia pirata, una parodia. Aplicado en un principio a las falsificaciones de productos...

Leer más

electrónicos y marcas de ropa, este concepto hoy abarca todos los terrenos de la vida en China: hay arquitectura shanzhai, comida shanzhai, diputados shanzhai y hasta estrellas del espectáculo shanzhai. En tanto su atractivo radica precisamente en la variación funcional e ingeniosa, son mucho más que meras falsificaciones baratas. No pretenden engañar a nadie. Su capacidad de innovación, que es innegable, no se define por el genio o la creación ex nihilo, sino por ser parte de un proceso anónimo y continuado de combinación y mutación.

A partir de la elaboración de este y de otros conceptos presentes en la larga tradición del arte chino así como en el budismo o el taoísmo, el teórico cultural Byung-Chul Han nos revela en este lúcido ensayo algunas claves para comprender los diferentes posicionamientos de Oriente y Occidente frente a problemáticas contemporáneas tales como las leyes de propiedad intelectual, la conservación patrimonial o la clonación. A la creencia occidental en la inmutabilidad y la permanencia de la sustancia, se corresponde una noción de autoría y originalidad: el ser es igual a sí mismo y por ello toda reproducción tiene algo de demoníaco, que destruye la identidad y la pureza primarias. El pensamiento chino, en cambio, es deconstructivo desde sus comienzos, prescinde de toda idea de ser y esencia. Frente a la identidad, reivindica la diferencia transformadora; frente al ser, el camino.


Te puede interesar

Distancias

Felipe Martinez Marzoa

Las víctimas como precio necesario

Vv. Aa., José Antonio Zamora, Reyes Mate, Jordi Maiso

La insurrección que viene

Comité Invisible