«Convivir en lo Viejo de Bilbao y Donosti»

“Los Ayuntamientos dan a entender que no tienen herramientas para solucionar los problemas de gentrificación y turistificación de los Cascos Antiguos de las ciudades, pero los tienen”, sentenció Xabier Arberas, miembro de la Asociación de Vecinos del Casco Antiguo de Donosti, refiriéndose al Plan General de Ordenación Urbana de esta ciudad. “Es la llave para planificar la ciudad;ahí está el porcentaje máximo que puede haber de viviendas residenciales y servicios”, continuó. Él y Javier Rodríguez, integrante de la Asociación de Vecinos del Casco Antiguo de Bilbao, fueron invitados por el colectivo pamplonés Convivir en lo Viejo para analizar las problemáticas y necesidades de los centros urbanos en las tres ciudades.

Para Arberas y Rodríguez, tanto en Donosti y Bilbao como en Pamplona, hay cuestiones comunes que tienen que ver con el marco normativo y la relación con las instituciones públicas: “Las Administraciones tienen un papel importante y su funcionamiento debe mejorar. El marco legal normativo tendría que garantizar la calidad de vida y poner en el centro a las personas. Además, sería necesario crear un Observatorio Urbano que facilite información (datos demográficos, económicos...)”, explicaron. De la misma manera, ambos quisieron destacar que la base del problema radica en la carencia de un modelo de uso urbanístico y de ciudad: “Este es el soporte. En el tratamiento urbanístico faltan equipamientos y servicios públicos y una política de rehabilitación”.

Lo que más preocupa a estas asociaciones es la “huida” de los vecinos de los Cascos Antiguos a barrios de la periferia por la subida de los alquileres y el incremento de los pisos turísticos. En Donosti, por ejemplo, el 20% de las viviendas de lo viejo está vacío: “La población se muda porque no puede pagarlos y, de esta manera, envejece también”, aseguró Arberas. Los vecinos afectados en la capital guipuzcoana, que empezó a notar la gentifricación y turistificación “unos cuatro años antes que Pamplona”, luchan ahora por que se modifique la última Ordenanza de pisos turísticos -que declaró zonas saturadas la parte vieja y el puerto, por lo que no pueden conceder más licencias para pisos turísticos- y por que se sancione a quienes la incumplan. “Ha dejado al Ensanche aparte, que también es una zona saturada de servicios hosteleros y turísticos. Tampoco alberga a hostales y hoteles, y encima equipara las normas para las viviendas turísticas a las residenciales, cuando es una actividad económica y profesional”, enumeró el donostiarra.

Por su parte, el Ayuntamiento de Bilbao ha dado un paso más ante la movilización de los vecinos. Designará un grupo de inspectores que garantice la correcta aplicación de las ordenanzas: “Entre otras cosas, pedimos que limitaran los pisos turísticos a las primeras plantas de los edificios, salió adelante y no se cumple”, aseveró Rodríguez. Asimismo, batallan por terminar con los problemas de ruido y movilidad en sus calles.

PAMPLONA
Antes de la charla, Paco Roda, trabajador social e integrante de Convivir en lo Viejo, afirmó que los ejemplos de Donosti y Bilbao “pueden servir para que los políticos escuchen a los vecinos y den así con la solución” al problema del ruido del ocio nocturno y de la turistificación. “El hostel que se quiere construir en el edificio de Unzu, por ejemplo, evidencia que Pamplona ya no solo tiene interés turístico en Sanfermines”. Ahora, la asociación avanza preparando un análisis con los datos de convivencia en lo Viejo.

Bestelako sarrerak